[/one_half]


Este proceso se realiza cuando la empresa requiere tener la seguridad y garantía de que su equipo sea inutilizado a través de un proceso de desensamble y que según el tipo de equipo y los requerimientos del cliente, se lleva a un estado de inoperabilidad.
Por citar un ejemplo en el caso de los vehículos, estos son drenados, se retiran asientos, plásticos, cableado, componentes de mofle, componentes de enfriamiento, los cuales se clasifican por tipo de material, para posteriormente ser cortados y/o compactados. Con este proceso se garantiza la completa inoperabilidad del equipo y además se extiende un Certificado de destrucción, documento para avalar por escrito que se realizó ese proceso.